jueves, 30 de septiembre de 2010

Mujer Erato en voz alta en un poema

Eduardo Serrano: Blog Apologías


Desde hora muy temprana ella a la puerta
guardando la  puerta amenazada
silenciosa cuando ella normalmente
deja libre su voz libre en páginas
poco a poco transcritas en poemas
que inspira en un torrente de palabras
ideas sensaciones e imágenes
sentimientos valores y vivencias
que dan un nombre nuevo a cada cosa
que renombran persona tras persona
recreando de nuevo y otra vez
el mundo el ser humano que aspira
el aire de esa musa para ser.

Tuvo así que salir ella a la puerta
enarbolando un libro de poemas
y ofrecernos la ofrenda de su voz
su voz breve, amable, y en voz baja
elevar ese tono de su voz
defendiendo arrojando frente al arma
las rosas que coronan su cabeza
los versos que han volado por los aires
las armas de los versos que desarman
sin violencia violencias agresivas
con versos repetidos verso a verso
conversos en la piel que los leía
conversos los oídos que oían
cautivos del encanto de belleza
de lectura fururo vida amor.  

lunes, 27 de septiembre de 2010

Mujer Euterpe en música transcrita


¿Cómo tañiría ella este poema
sin sus ritmos en música rimados
sin variantes en versos musicados
en soneto en sonido en un fonema?

¿Cómo esparcir sus ecos escanciados
en las copas de alzada diadema
tecleados con tinta yema a yema
en palabras sin voz apalabrados?

¡Que giren espirales por la copia,
repiquen las campanas sin parar,
que nadie va a quedarse ya en la inopia,

que esta musa requiere su cantar,
que ha traído su atril de cornucopia
y su música empieza ya a sonar!



Dedicado a laslos jóvenes que han ocupado, pacíficamente, la sede abandonada de Banco Español de Crédito en la Plaça Catalunya de una Barcelona satisfecha con sus fantásticas Festes de la Mercè...
Para que su encierro voluntario, tan indispensable para todos nosotros, con esta musa de la música se les haga más llevadero.

domingo, 26 de septiembre de 2010

Mujer Gea hablándole a su hijo

Las esferas terrestres. 
Un modelo de planeta que debe ser revisado.
Magda Lopez Such
biocenosis@terra.es
http://www.astrosafor.net/Huygens/2004/50/Planetologia.htm



A Maurici, y a Catalina

Aquella mujer llegada a esta ciudad huyendo de una guerra

a cuestas con su hijo
llevaba en su lengua el lenguaje popular,
las canciones de nana que lo habían dormido,
los juegos de falda que le habían hecho sentir
el gozo del ritmo del lenguaje,
las palabras reinventadas en los juegos de palabras...
y la sabiduría de la urdidumbre del tiempo convivido y ancestral.
Aquella mujer.
Aquella mujer que hoy entrebusca en el bosque

inextricable del lenguaje
qué decir, qué decirle a su hijo sobre
esta parte de desmande del mundo, sobre
esta atonía atónito mental, sobre
este olvido inexcusable del dolor de algún otro...
Aquella mujer.
Aquella mujer que hoy es esta mujer con su hijo,
esta mujer.
Esta mujer que ha buscado y descubierto
el significado de los nombres y pronombres personales,
el significado de los nombres antiguos de las plantas,
el significado guardado en las semillas y en las flores,
el significado que germina, que se expande y que crece
y que da luz dando a luz
al hombre oscuro del desierto
que ha encontrado su luz interior.
Esta mujer.
Esta mujer con su hijo, y los juegos
y las canciones y las palabras
y los pensamientos compartidos
y los besos y caricias
y las miradas que se cruzan y entrecruzan
y las miradas que se quedan y sustentan 
quedamente apoyadas una en otra.
Esta mujer que sabe que lo que dice
puede ser o no ser verdad
pero se arriesga y dice
dice y se lo dice a su hijo
con una voz que le viene de muy lejos:
quisiera que quisieras vivir vivir
sin que sea preciso pedir perdón
tomando creando de este mundo
el mundo que quieres quisieras vivir.
Tú eres el mundo, y yo ¡te quiero tanto!

jueves, 23 de septiembre de 2010

Mujer Melpómene creando el drama


Representación de la Musa en la Domus Philologiae


Y desde atrás pensó, ¿o fue de alante?,
cuál cuál de ésas dos fuera la primera:

la más cercana, ¡zoom!, la más distante,
la que hace que emerjan dos personajes

de oscuro teatral, en fondo claro,
las sombras más reales, de perfil

de perfiles en punta, afilados,
afilados, cortantes o punzantes,

los sentimientos, cortes metales,
los sentimientos, dichos a raudales,

que suben escaleras, cuesta arriba,
arriba para arriba, más arriba,

para sobreponer vuelos al mar,
para sobrevolar mares de fondo

al fondo al fondo, al fondo al fondo,
oscuras sombras reales y tan bellas

hablando del silencio de lenguajes 
palabras interiores de exterior,

palabras de interior a la interperie,
palabras por palabras por palabras,
palabras más palabras de palabra,
palabras más palabras y palabras...







martes, 21 de septiembre de 2010

Mujer Sirena en tierra recalando...

John William Waterhouse. A mermaid, 1901

Se ha acercado a la costa con la luna
de la noche en blanco de las olas
silenciosas ladeándose volcándose
al fondo figurándose figuras.


Ha llegado hasta aquí que es hasta dónde
le ha gustado le gusta a ella llegar
y salir y salirse de las aguas
y buscar y buscarse en esta arena,


arena que se le abre como arcilla
de roca de la arena solitaria
en huecos que caducan al instante
hondamente al calor que da su cuerpo


de sirena que quiere que allí mismo
su tiempo de las horas quedamente
en surcos de la arena de su lecho
entierre repetir decir de nuevo


las cartas de cristales de la sal
memorias de un amor imaginario
del soplo levantado por el peso
del cuerpo que recorta en otro cuerpo


confines de un perfil que ha renacido
en fines del final de la otra piel
reflejos de jadeos y conjuros
que nacen de otro cuerpo en otro cuerpo


en tierra de luz luna acariciada
de cuerpo de mujer que está naciendo
cada vez que se piensa y que se siente
en ángulos visible sólo al verse


sirena de su voz que está cantando
sirena de sus brazos al nadar
sirena de su pelo al alisarse
sirena de su amor enamorado
sirena de su agua y de su sal
sirena de sirena de sirena...

lunes, 20 de septiembre de 2010

Mujer Ariadna alzando el laberinto

John William Waterhouse. Ariadna (1898)


La mano que en su envés se adentra al mundo
que deja cabo sueltos a su entrada,
que se abre en senderos laberínticos
de horas que dan vueltas al reloj


no encuentra ni Teseos ni Dionisos
que roben sus ovillos de labor,
no teme del asalto a un Minotauro
mortaja derivada de dios ni hombre.


Si amanece a solas si ha dormido
en la playa o la alcoba de otro mar,
mirará hacia el agua o hacia el cielo
buscando su Corona Boreal.


Sabe que las estrellas en la noche
van trazando caminos al azar,
si salen han salido salen salen
redibujan las olas para entrar


en el agua despierta tan despierta
de energías sinérgico invisibles,
verá constelaciones nuevas nuevas
nadar andar nadar sobre las aguas.


Recogerá unas gotas, de la sal,
se las pondrá en la boca, sin hablar,
las dejará caer, sobre su piel,
las dejará adentrar, en laberintos
ocultos, en el centro de su centro,
y despacio, despacio, tan despacio
acogerá los giros, en las aguas,
restañará los rastros, en los cielos,
rehará el laberinto, de reflejos
oscuros escondidos recreados
en danza laberíntica alocada
de arriba abajo abajo arriba arriba...

domingo, 19 de septiembre de 2010

Mujer Penélope (des)tejïendo...

John William Waterhouse: Penelope and the Suitors - 1912


He tejido presente tu distancia,
sentido la presencia de tu ausencia,
tejido destejido esta arqueohistoria
detrás de tu presencia tan ausente,
a solas sin testigos solamente,

en busca del sonido más arcano,
buscando en las palabras más antiguas,
en esta lengua céltica epigráfica,
en esa lengua gala y germánica
oculta en mi memoria más latente.

Si llegas a tocar de Finisterre,
si cruzas el abismo hasta otro mundo,
si saltas esas olas asaltantes, 
recuerda que estaré entre la gente
que iba voy ¿quizá iré? hasta poniente

para ver contemplar acaso ocasos
retenidos tal vez en las retinas,
los ojos que se miran en los ojos,
los ojos de viajeros de otros ojos,
de ojos viajeros de odiseas

que van oteando cielos hasta Ítaca,
tejiendo destejiendo solamente,
(des)tejiéndome a solas tejiéndome
tejiendo destejiendo solamente,
tejiendo destejiendo solamente,
tejiendo destejiendo solamente...


Un mensaje guardado en una botella
que lanzo al mar a ver si llega lejos
allende Finisterre y saluda
a una amiga de Historias pacientes
y algún  amigo de naturaleza naturalmente


Y, con vuestro permiso, añado un sentido homenaje a un amigo fallecido: Esta noche, hacia la una de la mañana, en el hospital Miguel Servet ha fallecido el escritor, cantautor, político, profesor de historia y presentador de televisión José Antonio Labordeta. La voz de Aragón, el humanista integral, el amigo, el ciudadano, el hombre que cultivó un montón de utopías. [...]

sábado, 18 de septiembre de 2010

Mujer Terpsícores en voz en danza


TERPSICORE de CARLOS SANGIOVANNI. serigrafía.




La voz que en voz deleita y en la danza
recrea los oídos recreados
de tantas tantos jóvenes atentos
a labios de palabras pronunciadas


en la canción que canta en otra lengua 
y despliega su vela en poesía 
y acompaña los coros de danzantes
en el baile que brilla en voz coral.


¿Qué representarán joven esbelta
tus aires tan joviales y ligeros,
guirnaldas de esas flores con corona,
tus manos en tus manos la guitarra?


Hija eres de un dios y de una diosa,
te coges de las manos de las musas,
y das a luz las voces de sirenas
que cantan con tu voz maravillosa


que fue que es raíz de su condena
deseada, sin dudar de su deseo
en aguas de esas costas de Sicilia
imán de atracción de navegantes...




Dedicado a Elvira Coderch, que sí que había llevado su guitarra a clase, y les había cantado a sus alumnalumnos algunas canciones de su repertorio en inglés (Joan Baez, Bob Dylan...),
y, con tu permiso, Elvira, también para las familias gitanas francesas que deambulan expulsadas por Europa.



Joan baez - farewell angelina (live 1966)


De enric, un alumno imaginario que querría haberlo sido tuyo.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Mujer Juno a través de los encajes...










LUNAOSCURA: El consejo de las trece abuelas indígenas

A través del encaje
de los visillos
de los poemas
que dialogan
poema a poema
entre la noche
entre las lunas
entre las calles
deshabitadas
a esta hora
intempestiva
hora sin tiempo
hora sin gente
hora sin nadie
hora que dialoga
entre poemas
poema a poema
entre ventanas
entre visillos
en los encajes
de dos espejos...


Poema que dialoga con un poema de Mercedes González

jueves, 16 de septiembre de 2010

Mujer Nadie sin nombre renombrando...




Avatar de Isabel








Impaciencia impaciente al caminar,
para regenerarse en su esencia
la  audacia cegadora e impaciente
en esencia disuelta de esa flor,



la flor de la impaciencia en concentrado
que ciegue a ese gigante Polifemo,
el ojo de ese cíclope de nuevo
en ojo de algún Google vigilante,


gigante de memoria de agujeros
tan  negros, que nos tienen, que nos tengan 
cautivados en manos sin mesura
en puños de gigantes poderosos


que habremos de mirar de frente a frente,
sin dejar de escribir de puño y letra
los hechos cotidianos tan terrenos,
las nubes de los sueños más humanos,

los pacientes desvelos y el cuidado
del mundo, verso a verso, flor a flor,
la belleza del mundo renombrada,
la belleza sin nombre renacida

en imágenes nuevamente imagen,
en versos de palabra apalabrada,
en pinturas que pintan la pintura,
en caricias de pétalos de flor...

cuidando la belleza con cuidado,
cuidándonos para cuidar el mundo,
dejando en la ventana el bebedizo
mezclado de impaciencia y de jazmín...

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Mujer que generosa regenera...

Imagen extraída de este blog



"Por los altos andamios de las flores"*,
en sus propias palabras definida,
en esencia, Impatiens es capaz
de mudar la impaciencia en paciencia,
y precipitación en rapidez,
que irritabilidad sea compatible
con esa compasión, delicadeza
y cierto modo afable en el obrar,
y en cierto modo ético y estético
dar sentido al pensar, actuar, vivir...


y a un beso en las palabras de impaciencia,
impaciencia que espera imprescindible
impaciencia esperando necesaria,
impaciencia impaciente por crear
nuevos brotes que surjan impacientes
de vida y de caminos por andar,
impaciencia e ingenio para dar
un paso y adelante dos tres pasos,
impaciencia impaciente al caminar,
para regenerarse en su esencia


la  audacia cegadora e impaciente
en esencia disuelta de esa flor,
en hechos cotidianos tan terrenos,
en nubes de los sueños más humanos,
en el paciente desvelo y cuidado
del mundo, verso a verso, flor a flor
regados de una en una de uno en uno,
con paciencia impaciente por tener
la fiesta del jazmín, fruto nacido
y toda flor en flor, fruto incipiente.






* El primer verso pertenece al poema Elegía de Miguel Hernández, poeta para mí imprescindible del que celebramos en 2010 su centenario. Va en su homenaje.

martes, 14 de septiembre de 2010

Mujer que fértil va sembrando el mundo...





Perséfone sembrando como musa,
sacando las semillas de su vientre
en medio de ese cuerpo que concentre
el centro de su cuerpo en luz difusa,


en la profundidad clara y confusa,
lugar donde atesore y desconcentre
los centros acentrados adonde entre
la magia de Aladino no inconclusa


para sembrar la Tierra parte a parte
con corazón tan limpio e inocente
que bate por brotar en forma de arte


y repartir la  flor entre la gente
su  tablero de juego sin descarte
con generosidad altruistamente.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Mujer de un claroscuro renaciendo...




¿Será su valentía tanta que aun
sabiendo descifrar las paradojas
esta contradicción de los contrarios,
la condena infernal de los sentidos,
la mente demencial de la sapiencia,
sí que haya descendido, en la duda
de la luz sobre luces sobre sombras?


¿Será su valentía tanta que aun
sabiendo que ese sótano y terrado
dan vueltas y más vueltas en la esfera
adentro de un espejo reflejada
de infiernos y de cielos personales
en círculos concéntrico espirales
que giran y dan vueltas sin cesar?


¿Será su valentía tanta que aun
sabiéndose sabiendo en la distancia
en medio de escaleras claroscuras,
lanzándose de bruces al abismo
sabiendo del dolor, dolor sintiendo
tan dulce es el dolor, y tan amargo
se funda y se funde en lo más hondo?


¿Será su valentía tanta que aun
sabiéndose sabiendo y por lo tanto 
sabiendo y por lo tanto libremente
se adentre en su centro más oscuro
de negra luz a oscuras verdadera
sabiendo que el ensueño amanece
cuando menos esperas despertar?


¿Será su valentía tanta, tanta?...
Perséfone raptada por sí misma
en manos de un demiurgo que ella abre
en manos que se cortan a pedazos
en bocas que se callan en los labios
en ojos que se cierran en la muerte
sin sangre sin palabras sin amor.


Es tanta valentía en una joven
que quiere descubrirse sus secretos
tapados hasta ahora y enterrados
en tumbas de su historia dando tumbos
acallados y ardientes en silencio
amordazados, mudos, prohibidos
queriendo escapar de su prisión.


Es tanta, tanta y tanta que el desvelo
la eleva en sus brazos hasta el Sol
y entonces va a verse en su mirada,
a oírse en sus palabras de palabras,
a olerse entre su tierra entre terrones
de azúcar, de pimienta y azafrán
en su piel en caricias de jazmín.


Tanta, tanta y tanta que ya es ella
sin haberlo dejado de ser, ser
su objeto y su sujeto del saber
ser, vivir y vivirse libremente
vivir para saberse vivir viva
y saberse vivir de viva muerte,
sabiéndose  sabiéndose  sabiéndose 
fruto vital en ojos lengua orejas
nariz manos cerebro senos piel
por entero por entera
la piel la piel la piel
la piel de las cenizas en la piel
la piel en el cerebro
la piel célula piel
cabeza, corazón, matriz, pies, piel
la piel creciendo en piel
la piel la piel la piel
la piel en el cerebro
la piel célula piel
la piel en las caricias del jazmín.


enric, para un poema de Perséfone