viernes, 24 de febrero de 2017

Episodio de un viaje (pentagrama)...

Resultado de imagen de viaje metro


Y pasa que llegó el carnaval
y el viejo invidente, con el joven,
el joven que es tan viejo y encegado,
se toman de la mano y se sonríen
(la risa y la sonrisa y su energía;
y esos ojos de AlbA tan brillantes...)
y la vida da un paso hasta adentro
del viaje encerrado en el vagón;

el niño que es un príncipe real
se ríe y se descubre como niño,
se troncha y desternilla y se deshace
en mariposas leves renaciendo
(y AlbA que lo mira, y reconoce,
su risa y su sonrisa y su energía;
y esos ojos de AlbA tan brillantes...)
que le hacen cosquillas sin descanso
y llora felizmente este desliz;

y AlbA se decide, y toma el mando
(tantos años de voces de mujeres
albaceas de vidas y esperanzas...);
y AlbA, decidida, da ese paso
(Alicia y Ofelia, también Luna,
y Elsa, también Elsa, que han dado a luz...)
diciendo mudamente tantas cosas,
aquello que se dice, y también
aquello que se deja por decir...
El viejo invidente y sin temor,
la mira y la admira quedamente
(y AlbA que ahora sabe, que ya llegan,
su risa y su sonrisa y su energía;
y sus ojos brillando, decidiendo...)

El príncipe se rinde  y comprende
que debe confiarse a su man_ejo
para sobrevivirse hasta su muerte...

(...Fin del pentagrama...)

Para leer la historia al completo
volver en este blog hasta la entrada
inicial

miércoles, 8 de febrero de 2017

Hay otra propiedad en los derechos...

Cuando algo es de todos, así, nadie
se lo apropia, ni el propio autor siquiera...


Os dejo aquí una crítica a esta obra:

(Y llegó MariPili, descarada,
deslenguada y actriz, mujer sin frenos;
nos arremolinamos en su entorno
y tuvimos el coraje de vivir...)


A la atención del dire Juan Carlos:

No solo una comedia de enredo,
no solo un vodevil de las dos puertas,
no solo divertida, inteligente,
no solo todo eso, sino más:

Visión contemporánea del sujeto
activo y más activo y en acción,
mas sujeto en fin, que escindido
va buscando un objeto perdido;
pero, no solo eso sino más:
SUJETO ESCINDIDO QUE, PERDIDO,
BUSCÁNDOSE EN SUJETOS TAN PERDIDOS
SE VE, SE RECONOCE (Anagnórisis)
y sabe que ya nada será igual,
porque lo sabido se ha compartido,
se ha hecho común y AHORA tocará,
(presente con pasado y con futuro)
volver a debatir, nombrar, crear...

Una mujer coordina el escenario
donde se da la vida al personaje...

lunes, 6 de febrero de 2017

Episodio de un viaje (parte cuatro)...


Cruzaron, traspasaron el umbral,
el trío improvisado que se vieron
en esa y una próxima estación:

La niña y la mujer correspondientes
que leen sin mirar una misiva;

este rey de bastos convencido
que aún no se ha encontrado en situación
de dudar, de tener dudas ni métodos;

Tiresias transmutándose, advirtiendo,
recibiendo y dando, dando y recibiendo...

Irrumpe la carroza en la estación:
se para y sus puertas se separan
invitándote a dar un paso al frente;

El rey ya exultante se demuestra:
la coge de la mano y no se inclina,
¡Qué gran aventura está viviendo!

AlbA se decide, y otra vez
(¡Oh vosotr@s que entráis...)
la Bestia chirriante se detiene;
(¡Oh vosotr@s que entráis...)
El viejo invidente sin temor,
los ojos bien abietos, mira y ve
que no hay nada que hacer, ya se ha intentado;
(¡Oh vosotr@s que entráis...)
El rey no entiende nada y se agarra
a las manos, los pies y las orejas;
y al placer de oír contar historias...

Y AlbA, decidida, da ese paso
(Alicia y Ofelia, también Luna...)
hablando mudamente tantas cosas,
aquello que se dice, y también
aquello que se deja por decir...

Las hojas de las puertas correderas
han ido a buscarse en su centro...
El viaje ha comenzado otra vez
y ya no hay vuelta atrás, solo un destello
que emite con su luz una partícula
que se transforma en onda sin parar:
presente con pasado y con futuro...


(continuará...)

Para leer la historia al completo
volver en este blog hasta la entrada
inicial

jueves, 2 de febrero de 2017

Amigo recobrado...



Clica a continuación y a ver qué pasa:


Aveces, no lo entiendes, pero pasA
Gustas de aquel sonido como un gonG
Un eco rumiante, un um o un mU
Se cuela en tu memoria es o no eS
Tañendo algún resorte, els et i els uT
Ínclito este artista baladÍ
No se la da de nada este AGUSTÍN



Regalo a este amigo recobrado
andante caballero Agustín
Gálvez, para más señas si se quiere,
que es un hombre libre y un artista...


2 del 2 y 6 0 2,    felicidades...

miércoles, 1 de febrero de 2017

Episodio de un viaje (parte tres)...

https://www.metromadrid.es/comun/imagenes/metro_en_imagenes/Tuneles/tunel_4.jpg


La voz  librada de AlbA se eleva,
si bien interrumpiéndose un momento
(la duda de un momento vacilante
porque adivina el tajo de la muerte);

Sí, la muerte, la misma y la otra muerte
que se lleva otras manos que amasaban
harinas con el agua y las semillas,
aceite y una pizca de sal, sin...

AlbA se ha detenido y ha mirado
los ojos que miraban, ya no miran,
los ojos de aquel hijo que ahora lloran
las lágrimas de muerte sin su madre;

¡Que no pueda seguir solo un viaje,
y se crucen historias simultáneas
en curvas y en sectores temporales
que dibujan el mundo que morimos!;

Pero AlbA entiende, ha entedido
la acción de la guadaña y del mensaje,
del pliego desplegado de Mercurio:

las alas que circudan sus tobillos,
las letras tan herméticas, tan claras,
las mil y una noches y los días,
la voz de Sherezade que hipnotiza
para seguir viviendo atestiguando
el Sol, la sal, el canto, y el olor
de arena que se amasa con las manos;

AlbA decide, ha decidido
reemprender el viaje de la vida.
Le da la mano al rey, y se aproxima
al gusano de hierro que chirria
rompiendo e irrumpiendo desde el túnel,
sus focos inundando interfiriendo
el sueño de una eterna oscuridad;

Y su último aliento salta al mar
a rescatar los niños que allí queden...


(continuará...)

Para leer la historia al completo
volver en este blog hasta la entrada
inicial

viernes, 27 de enero de 2017

Episodio de un viaje (parte dos)...

http://cristinaaced.com/blog/2012/03/02/los-codigos-qr-como-herramienta-de-comunicacion/

Y aquel príncipe intrépido propone
saltar y recoger aquel juguete.
Los ojos (ya nublados) de la joven
actúan resposables y prohíben
al niño enfrascarse en tal tropel.

Protesta aquel pequeño, y proclama
partir para el rescate de la pieza.
Una AlbA resignada a perder
un sueño atesorado en un mensaje
desestima una opción de tanto riesgo.

Entonces, desde al lado, justo al lado
del trono improvisado de aquel rey
que juega a actuar porque es su sino,
un ciego que lo mira, que lo escucha,
un ciego ha decidido tomar cartas.

Un ciego que lo ve, reincidiendo,
decide intervenir para dar luz;
decide iluminar aquella escena
y entonces añadirse a aquella baza
del riesgo desafiante y que provoca.

¡Detente, caballero, enfrentemos 
la suerte que el destino nos depare!
Venid, acompañadme, acudid
conmigo hasta este poste de señales
de humo que hay en medio de este campo.

Prendamos el botón del encendido,
hablemos a través de este canal,
mandemos un mensaje de palabras
perdidas por un hueco escondido
desde el cual nos respondan y den turno.

Parece ser que AlbA, confortada,
está empezando a ver una salida.
Es ella quien da el paso, quien relata
este acontecimiento fortuito
que nos lleva a invocar que nos ayuden.

Contemplo silencioso y admirado
al lado de aquel rey, enardecido,
como su voz deshace este entuerto...

(continuará...)

Para leer la historia al completo
volver en este blog hasta la entrada
anterior 






jueves, 26 de enero de 2017

Episodio de un viaje en la ciudad...



Ayer me encuentro a AlbA acompañando
al vástago de un hombre ausentado
que repite a su hijo que es el rey.
Están sentados juntos en un banco,
esperan que el metro arribe y abra
sus puertas para entrar y seguir viaje.

Con fuerza y energía de la infancia
el pequeño atrapa en sus manos
una bolsita, de las manos de AlbA,
las manos bien cuidadas, manos suaves,
las manos de la joven que sostienen
un regalo llegado de muy lejos.

La caza del regalo, ¡qué aventura!
Mirar y ver los ojos de la joven,
mirar y ver sus ojos, que concentran
memoria y emoción en la mirada,
mirándose en la bolsa, que es un sobre,
un regalo llegado de muy lejos.

Y el pequeño, jugando a ser ladrón,
arrastra tras de sí aquel regalo
con tal mala fortuna que entonces
el estira y afloja hace que
del cofre del tesoro salten chispas
y el regalo se caiga a la vía.

(continuará...)