miércoles, 5 de enero de 2011

Mujer Nicte al principio de los tiempos

La Nuit de William-Adolphe Bouguereau (1883).


Nix, Nyx, Nicte, la diosa primordial,
la noche celestial que se hace Caos,
la noche primigenia en un poema
de Orfeo de figuras de las letras
de cavernas oscuras de Adyton.


La noche de los fuegos de los sueños
nocturnos en oráculos proféticos
donde Crono se queda encadenado,
dormido y borracho de la miel
de sueños y promesas más órficas.

Y a la entrada en la cueva Adrastea
tañe címbalos, toca el tympanon
y bailando acuna el universo 
en órbitas en astros en estrellas
en trance en una danza eufórica
al ritmo del encanto de una voz,
la voz de Nyx, su dulce voz vibrante
vibrando en su canción y en su música
su música hipnótica sedante
que tiñe el escenario en la memoria,
memoria de sopores color sepia
en sueños, en deseos, en fulgores
de chispazos de luz de fuegos fatuos
en medio de la muerte y de la vida,
en medio de la vida y de la muerte
más viva en la tierra de los sueños,
los sueños que se viven en la sangre
de sueños de los vasos de las venas,
los sueños rebrotando a borbotones
tan reales, tan patentes, tan vitales,
los sueños que se llenan de los sueños
de sueños que se llenan de emociones,
los sueños que se sueñan y se sueñan
creciendo ensoñación a ensoñación...

9 comentarios:

marce dijo...

Me quedo con el pricipio de los tiempos.
Qué bella estampa guarda esa pintura, que más parece una gran fotografia.

un saludo, e bon ano de letras enlazadas nas páxinas dos teus días.

Rayuela dijo...

arquetípicos sueños...

besos*

Isabel dijo...

Bellas las dos: la imagen y tus palabras.

Laura Uve dijo...

Me uno... la imagen bonita e inquietante... esa mujer velada en negro.... el poema bonito... y me quedo con la parte final, tener, vivir y saber defender los sueños, nunca traicionarlos por rutina o por cobardía. ¿Qué seríamos sin los sueños?

¿Fue bien por el mercado?

Un abrazo.

enric batiste dijo...

Sus sueños en sus ojos, su presente
y sus pequeñas manos de ilusiones
que recogen regalos en historias
de mil y una noches por contar...

Y un beso desde puertas del mercado

saltar del tren dijo...

Los sueños...
hermosa entrada, un poema lleno de pasados y una pintura impecable enmarcando las letras.
Un abrazo

Aquí me quedaré... dijo...

Nunca sé que decir en tus poemas.

Leerlos, es sentir, emocionarse y empezar el día con paso diferente y alegre.
Envidio tu capacidad creativa.

Felicidades, enric.

Laura Uve dijo...

Me alegro, de que fuera así de bien.
Otro beso desde el país de los sueños.

marce dijo...

Pues si que sería factible que se evolucionase a más humano y que las humanizaciones de la naturaleza fuesen un poco más consecuentes con ella misma y nosotros, humanos que humanizamos el medio y que nos falta humanidad entre nosotros. Desde la hominidad que llevamos dentro: animales bípedos que tienen su origen en la mordida de la corteza dura de los árboles.

Saludos e bon dia.