sábado, 6 de abril de 2013

Metáforas reales: el tiralíneas...


Vivimos en tiempos de aceleración y ligereza en los mensajes. Quien lee lo hace en diagonal. La atención bascula como máximo entre tres o cuatro líneas: "La insoportable levedad del ser", como diría Milan Kundera.

¿Cómo conjugar la brevedad con la gravedad en los escritos? Supongamos que quisiéramos tirar tan solo un par de líneas. Tanto importan las ideas escogidas como el instrumento elegido a la hora de calibrarlas y darles forma definitiva.

Un tiralíneas es un instrumento de precisión que requiere pulso, temple, ritmo experimentado... Ritual... El soplo levantado por el peso... ¡La insoportable gravedad del ser!

2 comentarios:

Ester Absenta dijo...

La brisa de unas palabras
El aliento de un tono
El abrazo de un ser
trazando una línea
precisa
infinita

para volar ligera
para liberarse de la gravedad...

Isabel dijo...

Me has recordado un libro que me gustaría releer.
Es cierto lo que dices. Es el tiempo del poema que condensa y acierta, como los tuyos que se echan de menos.

Un abrazo.