lunes, 19 de marzo de 2012

Epigrama 95. Paradoja de sal...



Crepitan los cristales de la sal
quemándose en sus múltiples destellos...

1 comentario:

Ester Absenta dijo...

Destellos que cristalizan nuevamente en sal (aquí no se pierde nada de nada!) ;-)

La belleza no se crea ni de destruye, sólo sufre transformaciones, jejeje!