domingo, 14 de noviembre de 2010

Mujer Psyche cuidando del jardín

J. W. Waterhouse: Psyche, 1902

Soplo, hálito aliento que se exhala
tras haberlo guardado hasta el final
del libro de la vida, al completo
en páginas sombrías y ancestrales.

Mariposa saliendo por la boca,
psicopompo en alas metamórficas.
Psyche que se libera de crisálidas
que amortajan la tumba en su sarcófago.

Psyche que ha abandonado el inframundo
y se dispone a abrir la caja negra.
Psyche que va a tomar para sí misma
la belleza del cofre de bellezas.

Psyche que ha decidido al fin quedarse
con las sombras del sueño que ha tenido.
Psyche que sí perdura de la muerte
larvada en su oscuro nacimiento.

Psyche que en los caminos en confín,
recorre nuevas sendas de las luces,
no entiende de sus muertes en las chispas
de una hoguera que encienda algún chamán.

Psyche, en sus entrañas renacida,
Psyche, en sus ensueños recobrada,
abriéndose en sus manos ha soltado
el vuelo de elegantes mariposas
renacidas, conscientes, alteradas
que viven y reviven los instantes,
redobles o eidolones de difuntos,
partículas en ondas renacidas,
partículas en ondas vibratorias
que transfiguran mundos multitormes
en cambios que suceden a otros cambios
en alas de mujeres mariposa
que crean el espacio en el jardín...


3 comentarios:

Francesc Cornadó dijo...

Muy buen poema, felicidades.
Tengo, sin embargo, alguna prevención con Waterhouse.

Salud

Francesc Cornadó

Rayuela dijo...

el espejo
de psyche
estalló
y de él
volaron
miles de
mariposas
oscuras unas
luminosas otras


besos*

Mercedes González dijo...

Psyche que ha conseguido el amor de Eros por siempre. Placer será su fruto.

Me ha gustado mucho tu poema.

Besitos