sábado, 6 de noviembre de 2010

Mujeres al cuidado de los árboles

El Jardín de las Hespérides, de Frederic Leighton (1892).

Castaños y encinas y cerezos,
moreras, chopos y olmos,
la cepa de la vid, la antigua higuera
se extienden en sus ramas derramando
belleza y plenitud en el paraje.

Las dríades surgidas desde el roble
el agua de la tierra han recogido
y al huerto de esa diosa en el oeste
ya parten a saciar la sed de Hera
en los vasos leñosos del jardín.

Las manzanas doradas inmortales
adornan el Jardín de las Hespérides
y las ninfas bien cuidan la arboleda
donde ocasionalmente recolectan
los frutos de las frutas para sí.

Dríades, Hamadríades o Adríades,
llamadas las doncellas de occidente,
hijas de atardeceres y de ocasos
estrellas de las luces vespertinas
que vagan libremente por los bosques,
que cantan con sus voces encantadas,
que poseen el poder de transformar
figuras aparentes siempre bellas,
tan bellas dando luz a los paisajes,
tan bellas que atrapan las miradas,
tan bellas que los ojos se abren siempre
y es del todo imposible ya cerrarlos
porque al ver la belleza enloquecen...

9 comentarios:

Elvira dijo...

Me ha encantado este poema, Enric. Un beso como si estuviera debajo de un árbol

Laura Uve dijo...

POETA, MUY BONITO.
Esa dedicación a las mujeres, te honra.

Un abrazo.

Rayuela dijo...

enloquecida quedo ante estos versos.


besos*

enric batiste dijo...

Elvira, hada de árboles madrina
que cuidas con tus plantas el jardín
de Internet de belleza abastecida...

Un beso en las lecciones de tus plantas

enric batiste dijo...

Laura Uve, mujeres que son musas
del lenguaje, escrito en los hilos
de Internet, tan delgados, fuertes, frágiles...

Un beso, inspirado por las musas

enric batiste dijo...

Rayuela, no enloquezcas, y si lo haces,
no dejes de escribir en zigurat
que se eleva peldaño a peldaño...

Un beso admirador del zigurat

Laura Uve dijo...

¿El hilo tejido por Penélope que tan bien representa la paciencia y la fuerza de las mujeres a lo largo del tiempo?
Siempre tienes la palabra adecuada, poeta.

Un abrazo... y espero que las musas sigan inspirándote.

Isabel dijo...

Si no enloquecida, sí emocionada por la belleza de este jardín que nos ofreces.

Besos

enric batiste dijo...

Isabel, me contenta que te guste
este jardín que es tuyo de mujer.

Un beso al que le gustan tus escritos