jueves, 15 de diciembre de 2011

Epigrama 28. Paradoja de la fertilidad...


María concebía sin verterme,
virtiéndose en su espíritu fecundo...




1 comentario:

Ester Absenta dijo...

María esperaba sin saber, sabiéndose de su inocencia...