domingo, 12 de septiembre de 2010

Mujer desde el origen

Misericordia para Sakineh Ashtiani en nombre de Isa.


La danza de derviche engendradora

El baile de los vuelos invisibles
en simas de mujer de era silúrica
desbarata la muerte más dioscúrica
en giros de figura intransferibles.


Esa lírica lítica telúrica
nacida de sonidos inaudibles
de mantras de la voz imprevisibles
se quema... en la mezcla más sulfúrica.


La suerte del azar ha convertido
el jardín del edén en aire leve,
el jazmín en el fruto prohibido,


el tiempo a tiempo en punto denso y breve,
y el espacio de voz recién nacido
en agua que rebrota y que se bebe...

3 comentarios:

Elvira dijo...

No a la lapidación. Es un espanto. Un beso

Mercedes González dijo...

La barbarie no conoce límites cuando se trata de una mujer, según en qué parte del mundo nos tocó vivir.

Precioso poema.

Besos

enric batiste dijo...

Mi tan querido Walter Benjamin
escribió aquella frase que hoy preside
en su último túmulo epitafio:

"La historia de una civilización
es la historia de su barbarie."