jueves, 19 de agosto de 2010

Un diván de Viena



Me estiro en el diván, cierro los ojos:
sueño con escribir versos que inviten
a remover la tierra, y conciten
al cambio de semilla entre rastrojos.

Si mi boca, mis manos no dimiten

procuraré plantar con mis despojos
las flores delicadas, labios rojos
que en venas de la voz el alma agiten.

Dar a luz los jazmines y las rosas,

los olores y tintes del jardín
renaciendo entre tierras tan hermosas

que crezcan con sus brotes hasta el fin.

¿Serán alguna vez así las cosas
abrazado a las telas del cojín?

Foto
de Ofelia Gasque

Ofelia tiene un blog con un sugerente título paradójico: Mineral Vegetal
con fotografía, flores, esculturas efímeras rock balancing y lo que surja...

4 comentarios:

Isabel dijo...

Un texto hermoso para una bella foto combinan siempre de maravilla.

Interesante blog, me gusta.

enric batiste dijo...

Bienvenida, mujer del nombre de resonancias míticas. Sospecho que en este caso más que la heroicidad masculina, se encuentra la titánica tarea de dar un sentido femenino al mundo, tejiendo a la vez, como las parcas, la vida y la muerte. Gracias por llegar. Aquí seguimos.

Mercedes González dijo...

He venido a tu diván envuelta en aroma. Te traigo una biznaga olorosa. Ves, no necesito intercambio cuando de dar se trata, aunque te prometo, me gustó.

A la sombra mágica de Ofelia me quedo en tu blog y lo comparto.

Besos perfumados

enric batiste dijo...

Si te quedas, si te compartes, si compartes este ramillete de jazmines que has traído, sepas que este blog está a tu servicio, para que Málaga también presente en esta colección colectiva sus bancos públicos de nadie como espacios que crecen en la conversación. Bienvenida nueva coleccionista. Te prometo cuidar de la imágenes de bancos que quieras compartir.

Besos envueltos en biznaga