jueves, 14 de octubre de 2010

Mujer Lilith entrando en el Mar Rojo

Lilit (1892), por John Collier

Apogeo lunar en luna negra,
reposición fugaz sin luz precisa,
invisibilidad letal y leve...
Sobre un mar oscuro se ha posado
un cénit inconsciente desde el cielo.

El sello y el marchamo de una voz,
la marca de la flor sobre la piel,
el tatuaje maldito de una estrella
en su nombre en su voz de una mujer
en contra de moral establecida.

Lilith, demonio en voz de Lilith, voz,
voz a contracorriente en contra contra
cualquier control en forma de control
que reprima reprime toda forma,
nuevas formas forzadas hasta el límite.

Lilith, Naamá, Eva frente al fuego,
solas, alrededor de un mismo centro,
habiendo abandonado el paraíso
para llegar a orillas del Mar Rojo
y entrar en sus aguas infestadas.

Lilith, con Idlu Lilu y Artad Lili,
los lilims más antiguos y fecundos,
espíritus errantes femeninos,
figuras del vampiro y del súcubo
claves de creación procreación.


Los ojos los oídos han entrado
dentro de un mar rojo de mujeres
y en sus gestos absortos se han mirado
y escuchado las voces que han oído
voces de un gineceo mujeres.

Las voces de la vida tan antiguas,
olores y aromas uterinos,
sabores de humedades delicados,
el tacto duro y tierno de los dedos,
belleza a ojos vista de una vez...
 

La alquimia en los sentidos se ha mezclado,
la voz ha pronunciado el maleficio
que se ha sumergido mar adentro
dentro de un gineceo de mujeres
dentro de un gineceo de mujeres
dentro de un gineceo de mujeres...

3 comentarios:

Rayuela dijo...

se ha pronunciado el maleficio...



mil besos*

enric batiste dijo...

La voz del maleficio en tus labios,
la voz del maleficio en tus versos,
la voz del maleficio en tu voz
adquiere dimensiones sobrehumanas,
es la voz de la voz tan femenina
que se ha forjado a fuego lento lento
en la fragua de voz de únicos versos
de voces singulares femeninas
en voz de masculino singular...

Un beso en las voces de tus versos

Rayuela dijo...

gracias Enric.

mil besos*