sábado, 23 de octubre de 2010

Mujeres que renacen en su encuentro


El canto de cigarras caluroso
inundaba las horas de la tarde
mezclado con el río que sonaba
y hablaba de esas cosas del pensar.

El aire desprendía ese aroma
fundido en el fruto de una higuera
morada del color, fruto maduro,
las brevas por los suelos que alimentan
de muerte esa otra vida por venir.

El árbol de la vida del origen,
el árbol de la ciencia primigenio
escrito en otro libro de memorias,
relatos tan antiguos como el mundo
que leemos leyendo cuanto está
escrito previamente en esta tierra,
el lecho de los ríos, tan sonoro,
el lecho de la tierra como en casa,
el aire perfumado por la higuera,
el aire de este aire tan repleto
de un canto de cigarras pertinaz,
los sueños que se sueñan descansados,
los sueños que imaginan mil momentos,
los sueños  en los sueños que se ensueñan
en las ensoñaciones cotidianas,
las lágrimas en lágrimas vertidas
en el río, los ríos de las lágrimas
vertidas por los ríos de este mundo,
las lágrimas que viajan y se buscan
en lágrimas de caras conocidas,
las lágrimas de Ceres reencontradas
con su hija ProserpinA otra vez...

12 comentarios:

Rayuela dijo...

y en el encuentro
las mujeres
somos
casa
y
c
a
m
i
n
o*

Isabel dijo...

Evocador poema que me recuerda espacios parecidos con cantos de cigarras, aromas y verdores.

Besos renacidos.

saltar del tren dijo...

Repleto de imágenes y de aromas.
pre-cio-so !!!
besos

enric batiste dijo...

Encuentros y reencuentros en los tiempos
del viaje de las voces de mujeres,
las casas, los caminos por andar,
espacios de los versos de Rayuela...

Un beso desprendido en vertical

enric batiste dijo...

cigarras escondidas en aromas
intuidos en medio del verdor,
guardados en el cofre de Isabel...

Un beso atesorado entre tus joyas

enric batiste dijo...

Saltar de un tren en marcha con coraje
por ser vivir seguir siendo uno mismo
y saber entrever varias imágenes
y saber recoger esos aromas
porque sabes saltar y escribir
los trenes, las imágenes y aromas
letra a letra en tu blog María Eugenia.

Un beso en las letras de tu blog

Taty Cascada dijo...

Salté del tren de María Eugenia y vine a conocer de tu espacio. La anónima visita me ha dejado envuelta en aromas y colores, en sabores e imágenes.Felicitaciones, el escrito es bello.
Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

Arte con letras .Letras con arte hacen tu blog
besos

Mercedes González dijo...

Me embriagan los sentidos tus bellos versos, amigo. Siempre es un placer dejarme mecer por ellos.

Besitos renacidos

Arancha C. dijo...

Los que hemos crecido junto al Mediterráneo, sentimos un no sé qué de alegría cuando intuimos a la higera acalorada por su perfume y escuchamos cómo se ventila achicharrada la cigarra. Los sentidos nos dicen que estamos metidos de lleno en lo más cálido del cálido verano.

Muy gráfico tu poema, Enric. Me ha dado un toque de alegría precisamente ahora que intuimos el invierno por el crujido de las hojas amarillas al pisarlas sobre los adoquines grises de la acera. Ese crujido nos da un no sé qué de melancolía.

ines dijo...

Nas lagoas dos teus ollos
moi a gosto afogaria,
se soubese ben seguro
que non me rescatarias.

enric batiste dijo...

Taty, Recomenzar, Mercedes, Arancha, Inés, vuestros escritos suenan con el río e inundan el aire teñido de la tarde. Gracias por pasar por aquí y dejar vuestras letras.

Un b e s o que se escribe letra a letra